Homenajes, quién sabe si merecidos, por mi 40 cumpleaños (5), por Cristina Á. de la Fuente

Porque crees en un dios verdadero que llora sangre, en la cura de todas las enfermedades, en la curación del alma (a través del sexo); porque crees en el alma, en los abrazos y en los truenos, en la música de los gatos, en la sabiduría de los analfabetos, en la ignorancia de los idiotas. Porque crees en los hormigueros, en las enfermedades venéreas y en la burocracia. Porque crees en la verdad del trilero, en el poder de las palabras finito e infinito, caos y orden. Porque crees en la adolescencia eterna, en la eternidad de las estatuas y en el poder de una chamana. Porque crees en la pertinencia del tiempo, en la arena. Porque crees en un sexto sentido y un millón de sueños más, yo creo en ti.

Felicidades, Alberto, tú que sueñas letras, sigue nadando hasta la orilla, dejando atrás el miedo y toda esta mierda. Y que la corriente nos arrastre. Y que tu ternura nos invada. Y que tu inocencia nos desarme. Y que tu lucidez nos ilumine. Por los siglos de los siglos (David Bowie que estás en los cielos) amén. ¡Y que se derrame en bucle el Major Tom! ¡Qué nunca deje de sonar!

Comments are closed.