El doble filo de la lucidez (y eso de dar las gracias)

Poco sé y, en los momentos en los que una especie de antorcha se enciende en el interior de mi cráneo, me desconcierta. Juega conmigo a hacer de ella, en lugar de luz, objeto. Algo inasible que causa la ilusión de ser cogido, cazado por las zarpas del gato viejo que uno es. A veces ...

Elige tu propia aventura

0 , Permalink

Antes de salir del taxi pregunté al taxista por la dirección a la que había sido llevado. Su respuesta, tras cobrar, fue: Donde yo he querido, donde me ha salido de los putos cojones. Cerré mi puerta con la educación que sé y me moví en las dimensiones de un parque vacío. Pregunté entonces a unos futbolistas si me dejaban pertenecer a uno ...