Notas facebookeras de Abril (2º mitad)

Uno emprende el camino hacia el estanco decepcionado con uno de sus ídolos literarios y su Maldición gitana, cansado del horror vacui del Pynchon de Al límite, poniendo fe en Nog, pero con clara sed de Onetti. Mi barman me dejó. Bebía más que yo. Hoy corta pollo en una cadena de alimentación. No sólo ...