Ella dijo que no podíamos volver

Durante mi segundo brote psicótico volvíamos de hacerme unos análisis de sangre mi madre y yo. Ella se confundió de carril en la autopista y me lo dijo. Le dije que diera la vuelta. Me dijo que eso era algo imposible, que ya no había vuelta atrás. Habían pasado doscientas mil millones de cosas más que esa por mi mente, pero en esto podría ...

Los charcos

Las tormentas se suceden una tras otra de intensidad mayor bajo mi cráneo abierto, de donde sale un tipo con paraguas enfadado quién sabe si con su señora o las nubes. No puedo saber si proviene de un trueno, acaso su relámpago. Vino a mí a preguntarme la hora y yo sólo estaba dormido, ausente de todo en Babia. Al rato vino una chica a preguntarme lo mismo. Yo ...

El ángel negro (Inconcreta desdicha -extracto-)

(Últimamente tengo demasiados huecos para escribir. El nuevo proyecto trata de unos cuentos en los que procuro no descuidar una posible cartografía de mi alma, lo que quiere decir: la relación que la verdad tiene con mi pasado y, sobre todo, el reencuentro con mi "verdadera" manera de vivir la realidad, también la de una ...

El doble filo de la lucidez (y eso de dar las gracias)

Poco sé y, en los momentos en los que una especie de antorcha se enciende en el interior de mi cráneo, me desconcierta. Juega conmigo a hacer de ella, en lugar de luz, objeto. Algo inasible que causa la ilusión de ser cogido, cazado por las zarpas del gato viejo que uno es. A veces ...