Antigua crónica en la que olvidé mencionar la posible entrega pederasta de Juancho Armas-Marcelo (25/08/10)

No me extraña que la gente no me quiera, si es que uno se mete (por sentido de la justicia -en este caso personal y correspondiente a 1998, y en plan Charles Bronson, esto es, sin abogacía de por medio, o eso se cree-) en unos fregaos... . Cuando me desperté, Armas Marcelo todavía estaba allí. En ...