Primera intentona de establecer un mapa personal literario

Son muchos, al mismo tiempo cada vez más y cada vez menos. De niño soñaba con Fray Perico, esa especie de monje bueno, calvorota, de narices coloradas y gordo como un trullo que llevaba sandías en una portada de color naranja montado encima de su burro que también era bueno, bueno y pacífico, juguetón, que es lo que no es un burro, y hablador pobre ...