Mamá en domingo (21/02/10)

Desde que fui considerado excremento de babosa en mi entrecomillado presidio ya sólo escribo cartas a mamá, por mucho que sea nada lo que tengo que decirle. El día de mi salida comeré humanos. Mi cerebro, madre, tan sólo es una colmena cuyas moradoras se han dado a su propio veneno. Yo las he oído un ...