De Jim Morrison a Manuel Fernández-Cuesta (01/11/15)

Hace poco, en una de estas entradas, hablé de que la vida podía llegar a ser gratificante antes de la influencia. Hablaba de mi sociedad (o muy bien llevada soledad, gracias), de mis amigos, esto es, de aquellos que me cogían el teléfono cuando yo (vida de ocioso, 1977) llamaba.  En otoño de 2015, como ...