Bowie y los dinosaurios

El dinosaurio se despertó, como cada mañana, y Bowie ya no estaba allí. Hacía sol de sobremesa e invierno, la asunción de una aurora descompuesta podía ser perfectamente un pijama guiando la desnudez de un dinosaurio, a su vez que el oro de una fruta pálida, una manzana de tres y media de la tarde y ...