Notas facebookianas de Abril

Era aún muy jovencito y una noche, tras salir de marcha, desempolvé la máquina de escribir del abuelo y, como había leído en algún lugar el tiempo que había tardado Dostoievski en finalizar El jugador, me dije: Yo esta noche me hago una novela. Naturalmente era muy mala. Trataba sobre mí y sobre poco más. ...

Quien lo probó, lo sabe

A finales de los sesenta, William Burroughs, bien instalado en lo que llamó su búnker, en Saint James (Londres), grabó los fragmentos de un carismático discurso reunido en unos casetes cuyo contenido, siempre de manera aproximativa, se encuentra a menudo tergiversado por un legado y una figura que representa, entre otras cosas, la huida de ...