Amistad

0 No tags Permalink

Recuerdo una época en la que tenía algunos amigos,
hablo de cuando el boom de Portishead.
Asistíamos de tripi a las clases de inglés
y al salir hablábamos de esto y de lo otro.
Nos sentíamos responsables de que Kafka lo petara.
Una vez les conté un secreto
y uno de ellos prometió que algún día me mataría.
Casi le ayudo,
estuve a milímetros de no caerme desde un ático
mientras le demostraba que no tenía miedo.
Hoy veo los coches pasar por esa calle
e imagino un bulto de 55 kilos
con la cabeza estallada
y los de siempre poniendo orden en el tráfico.
Una promesa que dura siempre es la decepción.
Hoy veo sus nombres en las redes sociales
también ellos evitan darle al clic.
Me parece bien que hayamos muerto
en el sentido de que indica que vivimos,
y de que ellos también guardan un secreto
aunque a mí no me lo hayan contado.

Comments are closed.