Una vaca que grita en la noche

0 Permalink

El distorsionado mugido de una vaca,
alevosa ella y taciturna,
viene a instalarse en mi sesera.
Puedo percibir también su decrépito aliento
de la hierba con que se alimenta,
así como mi citado y raquítico cerebro
en noches como ésta
donde, sin embargo, por un momento brilló
una creencia
que no me pertenecía a mí
sino a una luna menguando.
Por un momento vi la noche desde ahí arriba,
también vi la vaca
y a mí mismo, aquí sentado,
fumando una marca de tabaco desconocida.

.

Comments are closed.