Quisiera tanto de ti
quisiera que tu cabeza descansara
por un momento
alerta a la decena de larvas
que escapan de mis vísceras
portando en su diminuta cabeza
un neón donde se lee tu nombre.
Quisiera desearte las buenas noches cada día,
despertarte con un beso
(quién sabe si envenenado).
También quisiera no dejarte dormir jamás.
Doscientas palabras cada 20 segundos
salen de mi boca
en lo que usas mi incipiente barriga
como almohada provisional.
Quisiera decirte que nos quiero
porque somos amor
¿Y qué es amor? Preguntas.
Ni idea.
Pero pensaré la mejor de las respuestas
si me permites disponer de tiempo.
La escribiré en la primera página de mis diarios
para que no se me olvide
y ensayaré en un espejo roto
la propiedad de cada sílaba.
Seré el perfecto declamador de las palabras:
De alguna manera, estamos aquí,
el uno con el otro.

.

Comments are closed.