Solipsista

0 No tags Permalink

Apenas sí estaban vivos
aquellos quienes babearon en la hoguera
donde suponías el más suculento de los guisos.
Apenas se acercaban a añadir leña
a la cochambre
tú resignabas tu mirada más allá de la noche.
No obstante vivos, procuraban comprenderte
en lo que arrancaban una de tus manos
y se la llevaban a la boca para rebañarla.
Apenas sí estaban vivos
y se miraban y se veían mirando
cómo no cedías ante tu solipsismo.
Cómo la catatonía reinante vibraba alrededor
de las ruinas palpitantes aún de tu osamenta.
Se dijeron que la muerte te superaría,
pero era la noche la que había venido
para llevarse como precio
un sentido de la orientación
del que era única testigo.

.

Comments are closed.