Posiblemente

0 Permalink

Solamente a dos mujeres en mi vida
las he preguntado si me querían
ambas dijeron que posiblemente.
Era una repetición que fabricó en mí
cierto concepto de quién era.
Era un interrogante
o acaso cierta calle que va a desembocar en otra
y cuya respuesta es una plaza
a las cinco de la mañana un domingo
donde sólo se oye rugir al viento
sumado el chorro de agua que sale del pilón.
Sólo a dos mujeres, durante toda mi vida,
no dijeron ni que sí ni que no
y sé que es una de ellas quien conserva la razón
de todo cuanto toco
con mis dubitativas manos.
Posiblemente es el curso de un río
abocado a ser tragado y renovado
por una insólita cascada,
divertida interjección de un cúmulo de piedras
taladradas por unos cuantos años
de sólo tener constancia de sí
y no cejar en el empeño,
seguir como si tal cosa
así como el agua sigue
a pesar de que hace un tiempo
osé preguntar a dos mujeres si me querían.
Usaron respuestas ambiguas.
Quizá eran ellas las que estaban equivocadas.

.

Comments are closed.