Ocaso

0 No tags Permalink

La tiña de un océano revuelto
es el crepúsculo
donde van las almas a pedir auxilio.
Es la silla no ocupada de la mesa donde
un jamón intercede
en su mitad.
Un jamón que intercede es un montón de nubes
apaisadas
cayendo bajo la mitad del cortador.
El cortador es un hombre
de manos rudas
que mira la silla y se dice que ahí está su madre muerta.
Su madre muerta vence las olas de los océanos
y campa por todos los litorales de la tierra
sin decir nada.
El crepúsculo como lugar
no existe.

.

Comments are closed.