Obstinación

0 Permalink

En ocasiones uno se encuentra
e incluso, no siempre, se ve
al menos en ese preciso momento
caído bocabajo en uno de esos asfaltos
donde, en su mitad,
una flor invernal
a fuerza de constancia y suerte
logra sobrevivir.
El suyo es el estado del caído,
del que no siempre logra verse, si bien asimila
la inminencia de una muerte
que invade la totalidad de su osamenta.
Concibo en esos momentos un abrazo
con esa florecilla
que sólo parece permanecer visible
para alguna de esas moscas
cuya estación del año ha equivocado.

[Fotografía robada de la fabulosa serie “obstinación” de la gran artista, además de una estupenda colega a quien tuve el placer de conocer y compartir un coñac en su día, Noemí Pájaro]

Comments are closed.