Moribundos

0 No tags Permalink

Por vez primera decidí
echar un vistazo al moribundo,
atendí de manera vaga
sus atenuantes delirios,
propiné un abrazo a su mutilada cabeza
y recé para no acabar así.
Más tarde abrió los ojos
y me dijo que sí, que lo había hecho.

Comments are closed.