Madrid, 2017

0 Permalink

Los espectadores se ponían muy rectos a la llegada del tren
al encontrar esa silla sentí algo que podría considerarse plenitud
la exposición de cada viajero era sumamente digna
un señor pedía para comer
me aseguró que llevaba cinco días pasando hambre
examiné mi monedero y le di la única moneda que encontré
le deseé suerte.
Al salir me perdí un poco entre la gente
adiviné que la ciudad en que me encontraba se llamaba Madrid
logré saberme alguien sentado bajo la sombra de una farola.
Discúlpenme si no puedo dilucidar por mí mismo el tiempo que ha pasado.

.

Comments are closed.