Luz

0 , Permalink

Mi única esperanza
era a qué se reducía
la entrada de la luz ante el umbral.
Traté de coger esa línea como pude.
Tras despertar encendí la casa con velas.
Nada podía detener mi sed de ver
y entonces me vi a mí
sucio como un fantasma
ante los ojos de mi padre
que me repetía
aquello de que debía causar buena impresión
en las fiestas cuyo fin venía de un mundo
que en absoluto me era propio.

.

Comments are closed.