Los libros

0 Permalink

Desde mi pieza
se deja ver un corredor.
En sus lados hay libros viejos
lugares por donde con sigilo han trepado ratones.
Mi lugar es el de aquel que se ha quedado quieto
intuyendo esas procesiones,
esos banquetes sin alimentos.
Mi lugar es el que intuye a esos roedores
entrar y salir
de confusos departamentos.
En la pared hay micciones
incluso sangre.
Miro esas manchas desde mi pieza.
Algún día puede ser que yo sea uno de ellos.
Los libros en sus estanterías
permanecen cerrados
y, bajo ningún concepto,
esperarán que vaya a abrirlos.

.

Comments are closed.