Los dueños del tesoro

0 No tags Permalink

Llevo toda una tarde
llevándome a visualizar en mi mente
la palabra “llave”.
Si bien la vi en unos ojos,
hoy lejanos,
parecieron ocultos en la tierra
y hallados por unos niños en el futuro
que llamaré Los dueños del tesoro.
Hoy he visualizado la palabra “llave”
y fabricado su icono
y esos ojos retornaban de una lejanía
que se medía en la ausencia de todo cielo.
Hoy me he querido acercar a abrir un cofre,
he creído inventar el fenómeno del rostro
para luego incendiar lo que puede dar de sí una idea.
La palabra “llave”
me ha llevado a idealizar el fantasma.
Sus ojos, por un momento, que fueron de mujer
han sido los míos
y he creído inventar el mundo
porque el mundo es creado en instantes como ese
para luego desaparecer en la búsqueda
de un nuevo instante donde ser creado.
No es jamás el mismo.
Hoy la llave ha abierto ese cofre que Los dueños del tesoro
encontrarán mucho más tarde de que yo haya muerto.
Intentarán abrirlo,
quizá busquen en su comunicación la palabra “llave”,
pero no será suficiente.
El tesoro, con nuestros ojos dentro,
pertenecerá para siempre al naufragio
y Los dueños del tesoro tan sólo volverán a casa
con una historia más
que contar en el recreo.

.

Comments are closed.