Lau

0 Permalink

Ella ha llegado como una exhalación
que traspasase todas las fronteras
que de mí no conozco.
Ha venido para irse o quedarse
en una cintura que viene siendo
la mitad de un reloj de arena.
Ella aparece y desaparece
y seguramente no leerá esta verdad que le escupo:
Por ti renunciaría no sólo a mí
también a la legítima leyenda
seguramente falseada
que de mí se ha creado.
Por ti seguiría viviendo.
Sé que es mucho decir
pero no dice nada el ronroneo de una mangosta
en un bosque
que no te haya dicho ya
esperándote un amanecer o un día
donde ya toda la vitamina
huyó por un desagüe
que nadie puede saber con certeza
si existe
o es sólo lo que las aves se han dicho entre sí.

.

Comments are closed.