Las cosas

0 Permalink

Avanzo, por un momento
a ver las cosas
hay una pila de libros por leer
y, al lado, una rebanada de pan seco.
En el suelo, una cucaracha repantigada 
asoma a la posibilidad de que la pise
y un duendecillo dice estar loco a mi lado.
Me dice que no sé lo que deseo
o que no me atreva a hacerlo con premura.
Más allá de él unas colillas
ensucian un cenicero transparente.
Tomo una de ellas y la enciendo,
pero es pura pose.
Multitud de cadáveres me piden
que me esté quieto.
Más allá hay un lápiz y una goma,
cerca hay un almacén de gente que llora
sobre cajas de madera manchadas
con el color de mi sombra,
que se alarga
hasta comenzar a recibir órdenes
de un tipo que no ha pisado tierra alguna,
y menos esta que piso yo,
también hay que decir que
sin demasiada convicción.

.

Comments are closed.