Laberinto

0 Permalink

Una madre y un hijo
juegan a adivinar la vida
tras la salida de la guardería.
El niño se esconde
mientras ella hace que cuenta hasta diez
¡Te pillé!
Una vez no encontró al niño.
En la cabeza del jovencito existió
la realidad de dejarse encontrar cuando él lo decidiese.
Las cosas acabaron mal.
Mamá llorando es una cosa poco agradable de ver.
Sin embargo, en mi rostro existía ya la burla
de haberlo conseguido por primera vez.

.

Comments are closed.