La palabra Amor

0 , Permalink

Cada vez menciono con menos vehemencia
la palabra Amor.
Cada vez que surge ese cuajo de sangre
cosquilleando mis tripas
tiendo mayormente al silencio.
Por suerte, hay un 24 horas
a dos kilómetros de mi calle.
Uno, con el paso de los años,
tiende a sustituir los latidos del corazón
por cualquier sustitutivo
de adormidera que tenga a mano.
Uno ve el cielo caerse
y se ve finito
en un entorno que no acaba.
Mete sus manos en los bolsillos,
saca un cigarro,
lo prende
y le vienen a la cabeza dos
quizá tres muchachas
que jugaban con él al fútbol
durante una infancia
en la que empezó todo
para acabarse con la prisa
que sólo puede dar de sí un mal navajazo.

.

Comments are closed.