La genciana

0 No tags Permalink

Mi palabra es una nevera donde nada hay
y que tampoco enfría.
No tiene cable
ni existen receptores de luz en esta pieza de 40 metros.
Sólo el polvo de los gastados muebles
asoma a hacerme el día.
Las ratas vienen a beber de mi sudor.
Calculo aproximadamente unos 37º
pero vivo en el frío.
Un termómetro, a mi lado,
señala que la genciana de mi balcón ha muerto.

.

Comments are closed.