Ira

0 No tags Permalink

Me debo a un esfuerzo
quizá no soy lo suficientemente repudiado aún.
Mientras espero, sé que llegará.
Me meceré cerca de las crestas de las olas
Cobijaré mi cuerpo
con los brazos de los mancos.
Mi risa mostrará el destrozo
con el cual besé a mujeres fáciles
y volveré a ser insultado por las ratas y los peces.
En lugar de sangre,
untaré de resina mi último aliento.
Y, tras morir, no moriré,
sino que esperaré a que vengas
a lanzar el último escupitajo.
Entonces ya, todo podrá ir a mejor.

.

Comments are closed.