Hijita mía

0 Permalink

Al cielo le salen canas
al llegar el otoño.
A tu cara de niña
le salen rosas
que extirpas con inexperiencia.
Para mí eres más bella
que el resto de jovencitas.
Soy el padre que nunca te tuvo en sus brazos,
ni te metió una cucharada de papilla en la boca,
ni estuvo en la puerta del colegio en tu primer día.
Hoy te veo resplandecer,
guapa como las alamedas primaverales
ante una señal de Stop.
Te digo que la hagas caso,
que no te conviertas en ese padre que no conoces,
pero no me escuchas
y muy bien que haces.
Naciste para ser tú,
que nadie te convenza de lo contrario.

.

Comments are closed.