El último aliento

0 No tags Permalink

Acerté a coger mi último aliento
con mi mano
y lo introduje de nuevo
en el lugar al que era perteneciente.
Mis ojos se abrieron más de lo que tenía previsto,
acerté a deslizar el corazón malherido de un animal
por debajo de la puerta.
Desde entonces,
los pocos que se atreven a abrirla
ven a un vivo
al que no le es agradable
devolver ningún saludo.

.

Comments are closed.