El interior de los libros

0 No tags Permalink

Las baldas que sostienen
la montonera de libros
que he ido acumulando
y quedarán para una circunstancia
que me es desconocida
funcionan como parte viviente
de una osamenta sobre la que distraigo
los achaques de una mente enajenada,
sobreviviente de la influencia del desamor
y que se ve sin remedio sola,
así como inútil y poco capaz.
De entre esos libros los que elijo
tratan temas sencillos
chismerías de luces que no llevan a lado alguno
y cuyo centro es una nada
lo más grave posible,
en el centro de cada letra
un cuchillo procura un apareamiento
con la fruta pálida o una ristra de lomo
en una cocina donde ese mismo libro posa entre sartenes
que sus protagonistas se empecinan en encender
para preparar un guiso
cuyo condimento es uno mismo pasando con resignación
las páginas sobre las que una lágrima
quema los escenarios
y procesiones de intrusos
se sostienen únicamente en sus tapas.

.

Comments are closed.