El final

0 Permalink

La lagartija planea
su camino
más allá de la enredadera.
Al toparse con el final
se expone.
Lo que fue sombra hoy le acecha.
Descubierta
sólo puede correr
hasta dar con la siguiente.
Pero esa luz que me mira
es hermosa
pareciera prometer algo.
A veces ella también se va.
Hoy, el amor es una lagartija
expuesta.
Se encuentra cercana a asumir
que está quieta
ante un mundo definitivamente hostil
y hacia un cielo
que pareciera abrirse cada vez más.
Por un momento esa sombra se procura
adivinándose en el cielo.
Y es vasto y azul,
tanto que parece salido de un sueño.
En la quietud
una muchedumbre alertada
se sume en un dudoso bienestar
que, no obstante,
pareciera enriquecerla,
incluso concederla protección
mientras se lanza a respirar.
Probablemente sea la última vez que lo haga.

.

Comments are closed.