El final del amor

0 Permalink

Un amor que termina
es abrazar la madera de roble de un ataúd.
El ruiseñor llora lágrimas negras desde su rama.
Un amor que termina
son las ramas deshechas de un acebuche
y el llanto leve de un niño
cuyo balón se ha perdido para siempre
en el tejado donde una noche
sin mayor compañía que la luna menguante
nos dormimos abrazados al barro de una tormenta.

.

Comments are closed.