El cielo

0 Permalink

Nos miramos
y en nuestras pupilas eligen su fiesta nocturna los grillos
demonio y demonio
somos cuatro
en los desvencijados espejos de las casas antiguas.
Allí celebramos todas las estaciones del año
y bailamos con albornoces de lana
y llega un nuevo día
y nuestra celebración continúa.
Dormimos abrazados
y mi dedo corazón está enredado en el rizo final de tu pelo.
Y los anestesistas vienen a despertar
una ciudad donde los almendros se quieren
y existe una habitación para cada mujer y cada hombre
necesitado de pan.
Tú y yo
mirándonos a los ojos
somos cuatro
en el universo único.

.

Fotografía: Cristina Á. de la Fuente

.

Comments are closed.