El alba

0 Permalink

Ver amanecer es rico
por mucho que en ocasiones se disfrace de quimera
siempre trae al pobre el plazo necesario
para entregar a las postrimerías
un último y aparentemente crucial trabajo.
Trae la horca en la que habrá de descansar un péndulo
y trae los pies dormidos del santo
aquel a quien no pusieron nombre.
Trae la paz de la adormidera
en los cansados,
la fusta invisible del verdugo
pace lechos impares en una mano inocente
y la voz es un secreto
que los adormecidos sólo comparten
durante el sueño profundo.

.

Comments are closed.