Dr. Esquerdo, 1996

0 , , Permalink

Una pibita algo perdida
me dijo en el frenopático Dr. Esquerdo (1996)
que le habían dicho que yo pasaba.
¿Qué? Pregunté.
Se refería a sustancias enteogénicas.
Le dije que, en efecto, yo pasaba.
Me preguntó que cuanto.
Le dije que mucho.
Era más fea que picio.
Poco después sonó el timbre de la hora de retirarse.
No volví a ver a esa chiquita
por mucho que me fijé si estaba realmente en el salón
donde un hombre perdido
jugaba solo al dominó
y me pedía tabaco.
A veces le daba.
Otras le decía que sólo me quedaba uno.
Era fácil perder los nervios en aquel lugar.

.

Comments are closed.