Cristina

0 Permalink

El horizonte hoy es trepar
por la propia luna
la luna lunera capaz de leer en tu imaginación
repeticiones que trasladas a su sangre
sabiéndote, en favor de ese horizonte
en orfandad de un cuerpo que nunca fue tuyo.
Así te miro, ojos de color miel
cuando me dices que no te mire así.
No soy yo,
es la luna,
es el horizonte,
o, bien, cualquier otra jodida excusa.

.

Comments are closed.