Ciriaca

0 Permalink

Mantener la mirada sobre un ojo tuyo
es cavar en la luna
un agujero por el que irremisiblemente
uno cae en el vacío mayor
que es observarte por entera
mientras deshaces un jersey
y el segundero del reloj
deja escapar su melodía hipnótica.
Entonces la luz que entra por el ventanal
detiene su velocidad
y yo no puedo hacer gran cosa
sino seguir tus manos
enredando y desenredando
trozos de mi propia biografía,
queridísima abuela
que ya no estás a mi lado.

.

Comments are closed.