Ana B. (8)

0 Permalink

Un par de flores rotas
cuyos tallos consistieron en abrazarse.
Te diré qué somos
nuestra corola
es ese pájaro ciego que,
encima de la rama,
canta siniestralidades.
El azul del cielo
es una broma,
el abismo donde caemos del revés
cada vez que el sol nos mira.
Respondemos: No, nosotros
ya tenemos bastante con querernos.

.

Comments are closed.