Amanecer hecho con vino medio

0 Permalink

Albas gentiles
en las que la sombra de uno
amanece vomitando
la oportuna levedad
que a uno le conforma.
Amaneceres gentiles
como monstruos
que echaran gasolina a la pólvora
que se entumece en el hígado de un servidor
de todo y nada / de claqués y ritmos africanos.
Amaneceres de lata
a quien esté dispuesto a abrirla
y sorber el moho
con una garganta que no sea prestada.
Amaneceres de pánico
en una ciudad la mar de cándida
donde cada transeúnte acerca su mechero
cada vez que sacas un cigarrillo del bolso.

.

Comments are closed.