A Ciriaca,

0 Permalink

Anciana,

decirte que acá estrenamos año,
que, una vez más, me es raro sin ti.
Que paso un minuto al día observando tu foto
en la bodega cuando bajo por provisiones.
Son la excusa para caminar mentalmente
hacia tu mirada,
encontrarla,
verte bien y suponer
que tú a mí también me ves,
e incluso no del todo mal.
Anciana,
acá siguen dando noticias cada día,
y hablan de ti en cuanto yo sé de tu lejanía.
Algún día, en una especie de microsegundo enigmático
quizá volvamos a compartir tiempo,
quizá podamos incluso hablar,
vernos cual hologramas sentados en el viejo sofá
preguntarnos, acaso, si encendemos la tele.
A las cuatro ya no echan tu programa favorito, te informo
aunque ya lo sabes.
Da igual, me sugiere tu silencio:
Algo echarán.
Y así,
día tras día,
como ayer, anciana mía.

Comments are closed.