The Punisher regresa (Facebook´s tales)

0 , Permalink

Ganazas enormes de graznar en facebook un “Goodbye cruel world”, o al menos un hasta pronto. Salvo tres o cuatro excepciones que no voy a nombrar, o ya veré, por ser lugares en exceso comunes (no estoy hablando de The Big Bang Theory, añadiré para matizar un poco), pocas series me he tragado (nos situamos un poquito más allá de los grandes héroes americanos, los equipos secretos del gobierno defenestrados tras la guerra del Vietnam, el tipo que sabía hacer una bomba con agua del botijo y pegamento Ymedio o los coches más listos que Churchill y Quevedo), esto es, la era, sí, venga, lo digo, Los Soprano (con la excepción cronológica de la llegada de Lynch a Telecinco allá cuando el mundial de Italia). Mirad, no voy a hacer esto muy largo con filias y fobias (sólo reconocer la lectura de una crítica mortuoria de la cual quiero comprobar si pacto por su salud -buena o mala, la salud-). La primera temporada me flipó. Poco más. Lo dicho. Frank Castle, elimina a esa puta escoria. Y que les duela, además.

…………

Joder, ya sé que como influencer soy una mierder, pero qué poca asistencia en mi post sobre la segunda temporada de The Punisher. No sé cómo no se os cae la cara de vergüenza debida la poca curiosidad que os trae la noticia de lo que va de año. Y qué ganas de contaros a mi manera el primer episodio. Sobre esto quiero hablar. Sobre los spoilers. Hay peña a favor y peña en contra. Y yo no sé decidirme. Soy consciente de que os molaría más que hablase de Marie Kondo que de The Punisher. La realidad: Para manejar la inspiración que me llega de la serie que presenta Marie Kondo opto, por práctico en cuanto al ahorro de tiempo, por sustutuir mi audiencia a su programa por una secuencia cualquiera de XVídeos. No diré más que esa escoria blanda cargada de postureo malvado elemental con poder sobre el control de embajadas y países ya ha comenzado a subestimar a Frank Castle. No es un spoiler lo que se sabe: Frank y los pocos que se encuentren a su lado las van a pasar muy putas, pero los muertos van a ser el resto. Se me ocurren spoilers muy chistosos para hablar del primer capítulo de la segunda temporada, que no veis porque estáis muy ocupados en la fábrica, mientras yo, que soy un ocioso con eminente mal gusto que vive con sus papis, me voy a pasar dos días dándole, en parte como mejor cura al catarrazo que la Couldina y el vasito de agua caliente con limón (existe escoria digna de atentar contra Frank Castle que le añade jengibre a la fórmula -huelgue decir que no soy uno de ellos-). Todo esto para preguntaros: Y vosotros ¿Qué opináis? ¿Spoilers sí? ¿Spoilers no? ¿O Spoilers según? Me da igual si en lo referente a Los Increíbles 2 o a Roma de Cuarón. Porque a mí se me ocurren muy buenos. Y no es nuevo que hay spoilers muy malos. La pregunta, sin más desvarío, es la de antes ¿Spoilers sí? ¿No? ¿Según? E igual para todos. No me vale: Si los hacen Boyero u Oti Rodríguez-Marchante los dejamos. A lo que voy ¿El vecino que no cobra por arreglar una reseña con “me he salido del cine” no sale vivo del ascensor?. Pronúnciense.

………..

La novia de The Punisher me recuerda a un contacto que tengo en Facebook. No he intercambiado ningún clic con ella, ni mucho menos nos hemos dirigido la palabra vía Messenger. Ni siquiera sabría dar con su nombre de cara a ponerlo en el panel de búsqueda. Me explico: El nombre es demasiado común y, entre todos los nombres comunes, no sé cuál es. De María a Margarita, a Laura y a Rosa, hay, entre los espacios, más de un centenar de nombres comunes más. El apellido es exótico. No estoy seguro de cuántas letras contiene, ni tampoco si es ficticio o no (seguramente sea ficticio, de acuerdo). Jamás daría con el orden de esas letras sin previo estudio. No es lo mío. No sirvo para eso. Sólo recuerdo que le pedí amistad debido a otra amistad en común, cuyo nombre sé y cuya cara no. La novia de The Punisher y mi amiga desconocida de nombre común y apellido difícil de pronunciar trabajan en la barra de un bar donde se acodan muchas parejas a pedir tercios y pasar el rato mientras la banda de folk (o rock protesta) de turno inician su intervención y hasta, a menudo, la finalizan. La novia de The Punisher y mi amiga desconocida de Facebook son bellas, algo torpes a veces, como todo el mundo (con excepción de The Punisher), a la hora de expresar la relación entre lo que sienten y desean. Son buena gente, sola, con sus inseguridades y vidas, que gustan de leer noticias agradables. No son ningunas súperdotadas, pero viven la vida como pueden mientras cuidan de los suyos ensuciándose las manos en barro las veces que sean necesarias. Ambas tienen una ventana en la habitación donde duermen desde donde se ven los procesos de crecimiento de la luna. Ambas dicen Sí y ambas dicen No. Sólo se me ocurre añadir que son increíbles, ambas. Y que no, que yo, por suerte o por desgracia, no soy The Punisher.

Comments are closed.