No volveré a hacerlo

0 No tags Permalink

Me digo que no lo haré, al menos, de nuevo. Pero se me olvida con la misma rapidez que me creo detectarlos. No sólo me procuro historias con personajes repugnantes, con gente que me es odiosa, sino que los imito en mi vida social, últimamente escasa. Aquello en lo que más, lo que percibo esas personas tienen como sus defectos. Cosas que no pueden evitar, como un tic en un ojo o tendencias como salivar en exceso, por poner ejemplos que he practicado. Siempre me digo que no haría cosas como regresar a ellos, como quien dice, invitarles, caso de tener ocasión, a una caña o un café. Y escucharles, leer una ruina que luego, seguramente, haré propia hasta que los olvide. Hasta que los sustituya por otros. También, con similar asiduidad, descubro héroes. No se diferencian mucho de los antes mencionados, así como ninguno de esos prototipos se diferenciará de mí, por mucho que me diga: No volveré a hacerlo.

Comments are closed.