While my guitar gently weeps

Antes, cuando acudía a recitales-coñazo, soñaba con dar uno de veras y, una vez acabado, decir: Ahora va a subir un amigo a tocar una canción conmigo. En ese momento subía Mr. Eric Clapton con dos guitarras. Me daba a mí una. Ambos interpretábamos While my guitar gently weeps. Una vez terminado el asunto (estoy hablando de un lugar popular en Madrid como el Bukowski o Los diablos azules) sacar una magnum de mi bolsillo y asesinar al impactado público. Después asesinar a mi amigo Mr. Eric Clapton de uno seco en la sien y, antes de darme muerte a mí, ponerme un whisky lo suficientemente caro de la barra y decirme: Sí, Albertito, ya puedes matarte tranquilo después de la que acabas de organizar.

 

Comments are closed.