Notas facebookianas de nuestro amado mes de Mayo (2)

Apenas recuerdo una fotografía (dos, si me pongo a pensar) en las que aparezco con mi abuela Sebastiana. Aquí está con mi padre, era difícil sacarla del pueblo (La Calera) donde vivía de sus costumbres y con una comunidad que reconocía y de la que, a día de hoy, queda bien poquita gente (lástima). Recuerdo que en este día (17 de mayo de 1986, antes del gol de Maradona a Inglaterra) vino feliz, en su inocencia llena de surcos muy vívidos, a compartir el día con su único hijo y su único nieto, felices a la vez, en el día de mi primera hostia (pocas obleas más he consumido, la verdad). Un recuerdo muy emotivo para mí esta imagen en que mi padre le muestra su afecto de la manera que sabe.

…………..

En una ocasión, lo reconozco no sin cierto sonrojo, adquirí un VHS de un concierto de los Doors del que, decían algunos libros (que luego supuse hechos por las discográficas con el fin de ganar más), el cantante, Morrison, se sacaba la chorra para mear al público (esa buena gente que adquiere una entrada para apiñarse alrededor de una canción o tres o diez o qué sé yo). Aún con esas yo, en mi adolescencia, soñé con hacer algo parecido y, aunque nunca pertenecí a ningún grupo en el que nos saliera audible un simple tema -quizá logramos salvar un Foxy Lady-), ya digo, como que era una cosa que no quería morirme sin hacer. Finalmente, claro, en el vídeo del concierto (que me fue un peñazo) no salía tal atrevimiento. No obstante, es algo que gustaría de trasladar al fútbol. Si bien un jugador para mí mediocre (para otros el mejor de la historia del Real Madrid) como es Cristiano Ronaldo manda callar a su propio público, echo de menos nuevos momentos como aquellos que se dieron en la generación de la quinta del Buitre. El que se le salga la minga a Butragueño, los tocamientos propios de Hugo dirigidos al público, por no hablar del affaire Míchel-Valderrama (dos pedazo de futbolistas, si bien el segundo no triunfó en el proyecto más jugoso del Real Valladolid, el más jugoso -a base de talonario- en la historia de un equipo de Castilla y León). Trasladándolo a un jugador que adoro como Messi (y yéndome, ya ven, a otro equipo), gustaría que tras marcar el nuevo “gol de su vida” -ese fenómeno ha marcado ya tantos de esos- se dirigiera a un público fiel y les sacase la cosica y dijera algo así como: Ostias, qué ganas de mearos en la puta cara, cabrones. Por las risas y eso de luego, vamos.

…………..

La mayor autobiografía de un filósofo, si es que no es cada obra filosófica a su manera en parte una autobiografía (contando también con el hecho de no dejar, quizá, otra persona, de ser filósofa o filósofo por dedicarse a poner mesas, por ejemplo, en un restaurante o a la alta cocina, el mundo de la construcción o, no sé, la pescadería o el trigo), y aún si es así, es, para mí, de entre las autobiografías de filósofos, the best, ya digo, la del amigo Terry Eagleton, en cuya relectura hallo perlas como esta:
(Sobre su educación católica):
“…Puede tener que creer en la inefabilidad del Papa y en la Asunción de la Virgen -por no hablar de aprender a disculpar la tortura física y moral-, el ser objeto de los abusos sexuales de curas o de vapuleos por parte de monjas sádicas sea un precio demasiado alto por los años de aprendizaje, pero, en fin, ya se sabe que la letra con sangre entra”
En cuanto al pensamiento, rozando la posibilidad de la temática de una vida muy pensada regala perlitas como la pregunta:
“¿Y si resulta que otros ganan para ti con su sacrificio la misma grandeza de espíritu que podría inducirte a traicionarlos?”.

…………..

Hay veces en las que se hace de la juventud arte. Veces en que la coherencia trastocada de un joven refiere a obras de un delirio que permite agradecidas identificaciones, confirmaciones, alegatos que parecieran no tener precio de alguien o algunos que, antes de nosotros, dijeron: Somos jóvenes y nos llamamos por nuestro nombre. Me refiero a la generación de mundos propios que, en algunos casos, nos muestran un camino, pongamos, sensato, para coger camino, para hacer de la seña de alguien una identidad que le permita a uno mostrar, un día, su propia seña. No puedo menos que agradecer la existencia de tres discos que hicieron algo por mí en su día, a cambio de adquirirlos con una paga semanal (lo cuál negaba la muy tentadora opción “salir de marchuqui con los colegas” o, alguna vez se dio, con una muchacha -lo cuál era el cielo, breve sí, pero cielo, no obstante-). Agradecido de haber adquirido canciones que me ayudaron a calmar el llanto del quizás nunca haber sido y, probablemente, nunca volver a ser algo que uno no ha sido jamás. Gracias Kill´em All, Gracias Never mind the Bollocks. Gracias Incesticide. Y gracias, Miguel Ángel Zapata, por inspirar con un texto tuyo -que acabo de leer- este post.

…………..

La gran maravilla que la química ha manejado, en cuanto a lo personal se refiere, la encontré en la morfina. Les pondré un ejemplo de la primera vez que fui (agradecida) cobaya de ello debido a un ingreso hospitalario: Tras serme extraido el tubo de la colonoscopia, en una mezcolanza de realidad y sueño, llegué a decirles a los encargados de hacérmela: Chicos, por mí podéis sacárosla y seguir con las vuestras.

…………..

Aquellas palabras de Claudio (Rodríguez) a Leopoldo (María) Panero en el drugstore de Fuencarral, ambos fumando (viablemente colillas recogidas del suelo) y vistiendo, uno figura, zapatos con las suelas gastadas: “A estos hay que ganarlos”… reconozco que referido a mucha gente, tal vez tanta como la que aquel día cruzaba por el popular Drugstore, son unas palabras que, salidas de la boca del autor de El don de la ebriedad, me ayudan mucho a conciliar algunas horas de sueño durante noches, a veces respectivas, de insomnio, algo de mareo y pérdida de fe en… iba a mencionar la palabra humanidad, pero no, son muchas más palabras las que gustaría de enumerar.

…………..

A veces hasta ligo en un bar ¿Saben? (cosas así de raras tiene esta vida)… A veces la chica de turno, insiste en venir a Casa Masa por cosa de conocer antro tan insigne, así como distinguido. Inevitablemente, tras un tentempié consistente en un par de latas de atún, sale el temita (advierto: de parte de estas chiquitas, no siempre lo sensatas que uno cabría de esperar tras una copa de vino): ¿Acaso no me vas a hacer nada? (A uno en su inocencia le vienen a la cabeza cosas como una imitación de Fofito o el estrangulamiento): ¿A qué te refieres exactamente, princesa? Sí, a veces, lo reconozco, cedo. He de matizar que solamente para saborear el cigarrillo de después.

…………..

Estoy deseando acabar con la pobreza de este mundo. En primer lugar, mi plan es pasearme con una AK-47 (y un importante suministro en cuestión de balas) por los barrios obreros de la capital.

…………..

Últimamente los/as tontos/as son mi principal punto de mira a la hora de eliminar amistades. Pero, tranquilos, llegará el día en que los feos y feas de esta red dirán: ¡Nosotros fuimos los primeros elegidos! Y todos lo celebrarán con un botella de cava. O dos.

…………..

De mi colección de textos “Un ser inane”, inspirados en el vago recuerdo de un sueño, aún por finalizar y libre de compromiso editorial:

Adonde quiero llegar es a preguntarme dónde en mí viste tragedia. Probablemente notaste mi titubeo de mortalidad …y miedo entre chiste y chiste o, eres tan raro, en el corcho derramado de una botella semivacía de sidra en nuestro mantel, allá, en ese guateque donde cruzaste ojos y labia conmigo.
A momentos, los estertores de mi condición de vida estallan. No eres tú solamente, vida mía, mi vida. A mi alrededor pululan accidentes de tráfico, cánceres o infartos, tanatorios y entierros, como en la de cualquiera ¿Por qué tú? Sí, he amado. He buscado un mundo donde liberar quién sabe qué.

…………..

Muy buenas noches, queridos amigos futboleros del facebook (y también los que sois menos -o nada- futboleros y, sin embargo os mola la cosa de leer mis movidas). La foto que traigo es la del primer estadio, con su año, al que acudí de la mano de mi padre. Hoy me trae cierta “cosa” leer ese lema, el día en que el Atlético de Madrid ha jugado su último partido al lado del Manzanares. A veces asistía en las mañanas y miraba los patos mientras por mi mente hacía repaso de mis jugadores favoritos, que eran, para mí, el mayor regalo para pegar en el álbum de cromos correspondiente. Siempre que voy en coche, furgoneta o taxi y cruzo ese estadio (que va a desaparecer) a través del túnel, mi mente vuelve a ser la del niño que se recrea en una finta de Futre, en una entrada limpia de Donato o López, en un lanzamiento de falta de Schuster o Milinko Pantic, en un control de espaldas de Kiko, en un remate de cabeza de Baltazar, en un gol oportunista de Manolo o una carrera interminable de El Cholo por recuperar un balón. Todo ello viene a mi mente y, hoy, que, la verdad, tanto Mariseta como yo, hemos estado más pendientes de lo que sucedía en Ferraz, no se ha librado de que, a horas en que ella ya suele dormir, yo no pare de hablarle de todo aquello que me viene a la mente relacionado con el marco del que, en este post, no paro de hablar, de mi primer partido (copa de la UEFA ante el Groningen) en el que ganamos pero no sacamos hacia delante la eliminatoria. No me sentó tan mal como me recuerda mi padre. No recuerdo haber llorado como dice él. La verdad es que salí algo aturdido de ese estadio al que regresaría solo o con amigos de los que ya no he vuelto a saber nada. Me gusta el Atleti, ya ven, sobre todo en recuerdo, aunque también disfruto de sus recientes éxitos por mucho que no lo siga tanto. Hoy he visto en Youtube la despedida del lugar por parte de leyendas como Pereira, Gárate, Calleja, Irureta o Leivinha entre otros (donde además se ha recordado a Luis Aragonés) y, qué quieren que les diga, me ha sido mucho más lindo que, en mis imaginaciones, ganar una Copa de Europa (por mucho que sea ante el eterno rival). Buenos días al que madrugue y, perdonen los que no compartan el lema, Aúpa Atleti.

………….

Conversación actualmente mantenida entre mis ejemplares vecinitas acerca de no sé muy bien el qué:
– Tía, enhorabuena por ganar, aunque…
– Gracias, hermanita. Tú también lo merecías.
– Desde luego… tragué más que tú, querida.
– Puede ser, princesita, quizá yo lo que hice fue tragar más… profundo.

………….

BORRADOR:

No soy dado a los reinventores de Pushkin
que visten prendas venidas de eso que siguen llamando Movida
y que representan una pandilla de conservadores
metidos en lo que sea,
a veces pagando, a veces a pachas,
a veces con unos nuevos cinco minutos de fama
en la televisión pública, o Twitter.
En casa de Madame Rimbaud,
con padre ausente en Argelia,
se comía caliente.
(Charleville, cierto es
sería luego una fiesta bajo las bombas
de los ejércitos alemanes.)
Poco antes
a sólo tres pasos de distancia
yacen las huellas no visibles del instituto Benjamenta.
Poco más allá
el sombrero de un cadáver
pareciera puesto en posición de pedir limosna.
Pedazo de empleado del mes perdió Telefónica
cuando Pedroooooo decidió lanzarse
a fracasar a lo grande
en su afán de ser Fassbinder. O John Waters.
Estoy demasiado cansado hoy
para crear algo que me sea lineal de manera cronológica, pero
más se perdió en la guerra.

……………

Hoy, al salir de mi nueva jornada laboral hospitalaria, en el ascensor que me llevaba hasta la salida, un niño ha estornudado sangre en mi brazo y su madre, de inmediato, le ha disculpado: Perdónele, señor, es que mi niño tiene el évola ese y a veces no puede controlar ciertas… pues que le salen sangres.

……………

Cómo decir me siento roto sin que suene necio.
Hoy mi timo es una moneda atragantada dentro de una máquina defectuosa.
Los pétalos de una flor reseca abandonados en una corriente que, suponemos, dará al mar o, finalmente, se adherirá a un tronco estancado y allí mirará, con sus ojos de muerta, el sol de una mañana que no existe.

…………..

A lo largo de mi biografía he sido sometido a un par de operaciones de lobotomía. En la primera probaron conmigo el cerebro de un político honrado. En la segunda, la operación consistió en cambiar ese cerebro por el que tenía anteriormente.

…………..

Muchas de las veces en que, de golpe, me acabo de enterar que, guau, acaba de empezar la feria del libro de Madrid, que tantas ilusiones me ha ofrecido, diré, cuando he tenido dinero, me viene a la cabeza la primera escena de la serie para TVE de Mario Camus “Lorca, muerte de un poeta” donde un niño, Federico, tras enterrar un insecto juntaba en el montoncito creado dos palitos con los que había formado una cruz.

…………..

Creo que ya he dejado claro en numerosas ocasiones que obedezco al principio de no asistir a boda alguna (tampoco a la propia, como es sabido).

…………..

Si bien conmigo no lo fueron, siempre me he preguntado si aquellas personitas que mandaban en la parroquia y nos educaban en la culpa antes que en la responsabilidad, echaron su “canita al aire”, eligieron la fe en una moral a la par creyente o no ¿Quién sabe, porque sí, si es creyente o no? Esta pregunta me es interesante. La afirmación siempre conlleva rebatir sobre ficciones históricas y sabidurías quemadas por la propia institución a quienes estos “hombres de dios” que, en alguna ocasión, atusaron mi pelo al tratar yo de ser un buen muchacho. La negación es a lo que voy ¿Me pertenece más a mí o a estos señores que, ya digo, no abusaron de mi inocencia y falta de fuerza ni torturaron más que con decirme que rezara? Sobra decir que hace mucho tiempo que dejé de hablar con amigos invisibles y, a la par, con enemigos de la misma estirpe.
PD: Si bien yo no fui abusado por curas violadores ¿Acaso el perdón es suficiente para con aquellos niños que sí fueron maltratados? Es una pregunta recurrente, lo sé.

……………

Cierro con un chiste, sí, malo (todos lo son ¿No?

– Mamá, mamá, que me han dicho en el colegio que soy dixélico y que pocredo de una falimia de xilédicos..
– ¿Qué se habrá crerido esos profesores? Ahora mismo les escribo una catra quejándome al ridector. Esos van a doper con nuestra tradicción puerebina, se creerán ellos.
– Sí, mamá, escríbeles que son unos lijipollas de un tupa vez, por pavor.

…………..

.

Comments are closed.