Notas de Mayo (mediados)

Hay una infinidad de «cosas algo terribles» (nótese el «algo») que se le pueden perdonar a personas que no es que se ganen, precisamente, un sueldo con eso de la poesía. Podría incluso incluirme. Hay personas que, de veras, creen y usan acertadamente la palabra. Las hay generadoras, incluso, de cierta inspiración. Y hay «cosas algo terribles» que, seamos capaces, se les pueden perdonar a gente que, de veras, hace números en un banco a costa de las palabras. No obstante, son unos «algos» que difieren, al menos, en algo ¿No?

…………….

En medio de la noche… En donde la luz está más ausente y el silencio reina… Me ha venido a la cabeza una pregunta de corte intelectual: ¿Bigote Arrocet y la tía esa siguen juntos?

…………….

– El Masa me acosa, mamá. Y yo sé por qué es. Porque es un paranoico que se cree que el dentista le pone micros en los implantes y cree también que la señora del parte le habla, como a mí, a veces y…
– Anda hija, calla. Toma dos mil pesetas y gástatelo en metílico. O no ves que los marcianos nos están indicando que hay que configurar de nuevo todos los ordenatas?

…………….

Una señorita la mar de amable (aparte, es muy probable, debe o, al menos, podría, ser modelo) acaba de escribirme, tras su solicitud de amistad facebookiana, lo siguiente: «!!!ดีใจแป็บเดียว ว่าได้ของถูก มันยังมีถูกอีก. ทำใจ!!!´» Sólo el hecho de no haber encontrado traductores disponibles, uno supone, ha evitado haber sido atravesado por una de esas flechas (se las sabe algo envenenadas) de Cupido, o alguno de sus terratenientes.

……………

COSAS QUE PASAN EN ESPAÑA:

La primera vez que visité a un psiquiatra fue, qué cosas, poco antes de ser acusado, nótese que no uso la palabra «diagnosticado», de padecer esquizofrenia. Recuerdo asistir a la consulta con la edición del libro Perfiles, de Woody Allen. El tipo me preguntó qué opinaba. Le dije, no recuerdo, si se trataba de un libro profundo con mucho humor o, incluso, la obra de un genio. Luego reparó en mi desaliñado aspecto de quinqui. No era de quinqui, aclaro, sino más bien una mezcla entre Joey y Dee Dee Ramone. Al poco de entrar en el psiquiátrico bajo acusación mis padres irían, en lo que yo era sometido en una habitación de preso, a una cura de sueño de cinco días, a saber de su impresión y les dijo que con toda seguridad yo era producto de La Droga.

…………..

Conversación con una amiga misionera interna en Dr. Esquerdo:
Ella: ¿Entonces tú te metiste a la droga por amor?
Yo: Efectivamente, y a la droga también.

PD: ¿Qué será de ti? María Jesús se llamaba y, tras la salida, a veces quedábamos para tomar un café. Tenía 79 años en 1996. Como suelo terminar algunas de mis entradas: Ay.

…………..

Supongo que un tanatorio no es el mejor lugar para decirle al padre del cadáver, que fue tu jefe durante seis meses…: Lo siento en el alma, caballero ¿Sabe? Su hijo me debía 30 €. Llevo dos días sin comer ¿Sabe? Disculpe mis aspecto… No he podido pagar el agua caliente este mes y…

…………..

Me imagino, es un suponer, que los plumíferos encargados de escribir discursos para Mariano Rajoy Brey también son personas que se enamoran y eso.

…………..

Se sabe que digo algo más antiguo que nosotros, los vivos, si afirmo que La realidad ha superado hace tiempo a la ficción (o alguna variable de la misma oración). Sin embargo, uno no deja de ser llamado Creador de exabruptos cuando expone su verdad. O, lo que es lo mismo, atacado bajo la etiqueta de polemista por hacer honor a la dignidad de alguien sometido a defenestro.
Sí, ya ven, uno espera algo, todavía, de la palabra «dignidad». ¿Inocente? Es probable.

…………..

La columnita del periódico (sobra su nombre):
– ¿Qué dices? Si la ha escrito Gala!!!
– ¿Gala Dalí?
– No, idiota, Antonio!!!
– Oh, entonces debes de tener razón. No la he entendido debido al buen uso del lenguaje y su profundidad.

………….
Estaba uno aquí, sin dormir, escribiendo poemitas cuando, de repente, se forja a pensar un programa electoral que le represente y, coño, le viene a la cabeza fomentar la masturbación, tanto femenina como masculina, legalizar sustancias, cambiar leyes. Sí, también abrazar a gente, qué sé yo. Un pequeño paso, muy pequeñito. Cosas como reírse del «matón» un poco, o bastante. Señalarlo hasta que se ponga a llorar. Que admita que ha sido un idiota delante de todos. Cosas así. Y, luego, no sé… por un momento ¿Saben? Me vi presidente de… no sé, las islas Malmoe.

…………..

– Mami, me está saliendo un escritor del ano.
– Hijo, aguántate hasta que lleguemos al pueblo.
– No puedo, mama. Creo que es Armas-Marcelo colocando cámaras ocultas en mi interior.
– Si quedan dos kms y medio y no puedo parar. Además si son ocultas y al mismo tiempo en tu interior es una redundancia.
– Jo, mama, eres más lista que yo. Lo reconozco.

…………..

– Mamá, estoy meando a un escritor ¿Podemos parar?
– Hijo, en la próxima autovía.
– ¿Sabes? Creo que es el excelso periodista Rafael Reig y ¿Sabes? Está explicando que para ganarse el pan y adquirir nombre hubo de conseguir con sus jocosísimas provocaciones que un tal Pérez le entrara al trapo.
– Al trapo de la lengua??
– Mamá… me lo he hecho encima y, sí, tiene bigote.
– Joder, hijo, no ganamos para pañales contigo.

…………..

Aprendí. Luego desaprendí. Y, hoy, definitivamente, he vuelto a aprender una cosa: Mola más comer un plato de lentejas que fumar canutos todo el día (aunque también lo hagamos, entiéndase).

…………..

Siempre he sido una especie de nostálgico, melancólico, poeta «maldito». Verán… la primera vez que me operaron del apéndice, pensé tras despertarme: «Cada vez quedan menos cosas dentro de mí». Igual me pasó con las anginas.

…………..

No me considero especialmente «meticuloso» (lo entrecomillo para que se note el chiste), pero es que ella abrió su ojete y dijo: ¡hazme lo de la mantequilla! (era una mujer muy cinéfila). Y… no sé decirle no a una mujer bella. Hubimos de conformarnos con un buen bocata de margarina con azúcar.

…………..

En Meetic (sí, una vez me metí ahí) conocí a muchas de las mentes más apestosas de mi generación, con excepción de una señorita que, no sólo se dio a la virtud del folleteo conmigo (un hombre, como se sabe, guapo -huelga decir: bello por dentro-), sino que, además, antes de irse de casa, tuvo la delicadeza de dejar seis eurillos en mi mesita de noche.

……………

El afán de ser mejor de lo que uno fue, que también incluye a el Otro. El afán de saberse superado en un tiempo presente. El afán por seguir siendo fiel a un lugar de donde más o menos, intuye (a veces por lo dicho en boca de el Otro), procede, proviene. Uno murió. Veces: Muchas. Y ahora… ¿Ahora qué? Consuelan las palabras de un amigo: Uno es tan bueno como la mejor de sus obras. A ver si hay algo aún al caer. Uno ve que no, pero… claro: Si uno deja de creer, entonces, dirán: ¿Pa qué? ¿No? Buenas noches, facebookers. Intenso día de recuperación en casa, con bastante uso de facebook y demasiada de noticia, por lo demás.

……………

«En realidad, el premio Nobel a Bob era un elogioso guiño a mi labor como prologuista» (Rodrigo Fresán). No ehh, que no lo habrá dicho (no sé qué es hoy de este muchachete), pero capaz era.

……………

Una de esas cosas que pasan en el Facebook más o menos divertidas pero que te dejan como chof es cuando una prima lejana de allá del pueblo (que adoraba al abuelo al que no conociste y te invita, cuando vas de visita, al mejor queso de cabra que has comido en tu vida, aparte, el gazpacho que se ha currado con tomates de la huerta) y ese colega (a veces bisex que te encuentras los viernes en los bares y habláis de lites y te ofrece una banga que te dices eso de Viva la vida) se enzarzan en distintos pareceres en tu muro. Y empiezas a ver que no conectan. Y luego, lo mismo, hasta alguna perlita, cada cuál a su manera, y a muelte, antes del a ver quién se bloquea a quién de entre ellos. Movidas que ¿No os ha pasado? A mí mazo, y no os digo ya en mi anterior periplo en el programa (hace cosa de unos cinco o seis años). Y tú ves cómo, poco a poco, se lían a hostiazos y no te pones en medio ni nada y… bueno, pues… al día siguiente anuncian lluvia y eso. Y… ¿No? PD: Eso sí, ya no hay pibas que se tiran del pelo por tu amor. Quién sabe por qué pero, en el fondo: buenos tiempos ¿A que sí? Huelga añadir: Animaos, mozas!!

……………

¿A veces os ha pasado preguntar de niños a la abuela eso de que por qué se llama De Los Caídos? Y las respuestas de aquellas eternas madres de antes que venían de pasar una posguerra (en algunos casos firmaban con una X), y nos querían a rabiar y a morir, pero no sabían qué respuesta era la adecuada para transmitir al pequeño, recién salido de la edad de los por qués. «Porque mucha gente se cayó cuando lo estaban haciendo.» AY.

…………..

Único escritor vivo asumible entre Fassbinder, Ford y DFW… Me mojo: Quiero decir, he avanzado tres nuevas páginas de La Familia Real, de Vollmann.

…………..

Alcohólicos Anónimos, sede de la calle Carranza, 2010 o 2011 (unos vasos de agua después):
Compañero 1: ¿Pero tú estás seguro de que eres alcohólico?
1º persona del singular: No.
Compañero 2: ¿En el otro lado hiciste los test?
1º persona del singular: No me acuerdo. Pero los perdí.
Compañero 3: (Risas)
Compañero 1, compañero 2, compañero 4, compañero 5, compañero 6 y compañero 7: (Risas)
Compañero tres: (Más risas)
1º persona del singular: (Risas).

A veces la puta y maravillosa vida es así y punto.

…………….

Ducharse viene bien. Es bello.
Pero sólo algún que otro martes eh. Que no todos.

…………….

– Quisiera Perignom, gran reserva.
– Pero si usted no se lava.
– Ya. En fin. Tenía que… Intentarlo.

……………

Soy víctima de una cifra billonaria de matriarcados.
PD: Uno se pensó al principio que no pasaba nada, que sólo eran AMIGAS.

……………

La primera vez que «no supe qué me pasaba» respecto a mis cambios y el mundo fue una vez que acudí a una repesca de septiembre sin dormir. Claro que me acuerdo cómo se llamaba ella. No, no fue el cuento entre la princesa ni el mendigo, ni tampoco el de Blancanieves ni Schrek. Fue… bueno, se fue con otro, claro, y, de paso, me hizo un favor. El examen lo suspendí, pero claro que mereció la pena. Con el tiempo conservé cierta amistad con ella. No llegué a contarle esto, aunque sí le dije que me molaba y tal hace tiempo. Entonces, aprovechó la coyuntura, o lo que fuera, y me dijo que yo era más raro que la hostia, además de un inmaduro que no iba a cambiar nunca. Así, delante de su chico que, a diferencia de ella, no se fue. Sí, también me quedé a cuadros. Me quedé con el chaval tomando una cervecilla. Me dijo que si a ésta la pasaba algo. Es rara, tío. Sí, dijo, eso pienso yo. (El caso es que al día siguiente tan amigos en nuestros roles de siempre todos, como si…). Vamos, que le cogí manía definitiva a las matemáticas como asignatura. ¿Mereció realmente la pena suspender aquello? Me pregunto. Soy muy cabezón y me insisto: Pues claro! Así, como si ello no me trajera duda alguna nunca.

…………..

A veces se da que una sociedad más o menos organizada (por no hablar de Efpaña) no vea, entre un «currelo» y el jefe de la empresa que se encarga de hacerle llegar su sueldo, pongamos, a finales de mes (quizá la soledad del saxo encima de la cama no llegue para pagar, digamos, un alquiler), una probable costumbre invitar o dejar invitarse a comer a/por este empleado. Igualmente, sería difícil imaginar que uno y otro se envíen llamadas muy de vez en vez para contarse sus penas tras la digestión de una tortilla francesa a las once de la noche. Pongamos que puede darse, no obstante, una situación de este tipo y coincidamos en que es bastante raro. Observemos ahora, aunque sólo sea un poco, el mundo editorial, así como el discográfico (eso que llaman «artisteo»)… ¿Voy bien? Hagamos el esfuerzo de trasladarlo al oficio político (a la labor del diplomático, etc… entre éstos)… No sé si me explico ¿Ustedes saben a lo que me refiero? Un abrazo grande y muy buenas noches a todos/as.


PD: Ya, la vida, ya. No sé: Puag. Sé que es sencillo, pero creo que ya invita en alguna cabeza a la idea de elaborar un suicidio colectivo.

…………..

Me es imposible escribir los versos más tristes esta noche (y si me fuera posible, sin duda, en lugar de decir que podría escribirlos, los escribiría). Es cierto que ando pachuchillo y agradecido por los cuidados de mi enorme Mariseta, que estaba cansaduqui y se ha acostado hace un rato. Simplemente, aunque con ayuda de ibuprofenos y alguna que otra cosa más, me siento muy en paz. Como feliz.

…………..

Recuerdo una época, de dibujante andaba uno, en que una monja rural, acercándose a una de mis ilustraciones, me señaló lo mal crucificado que estaba Cristo. Le dije que yo, así lo creía, no lo veía tan mal crucificado. Ya ven, salidas crípticas de uno. Casi va y se lo toma a mal. Añadí que el nazareno me caía estupendamente, cosa que era más o menos bastante cierta.

…………..

.

Comments are closed.