La sociedad del espectáculo, 2016

En ocasiones me figuro como invitado en un programa presentado por Jorge Javier Vázquez. Alguien quiere pedirme perdón públicamente. Una pared se abre y reconozco a la persona que asesinó en 1998 a puñaladas a mi hijo (contaba, quizás, con diez años). De ese señor de quien me cuesta, por un instante, recordar su rostro, nace un morro torcido que tiembla, intenta dar pena y lo consigue. Decía Vallejo ante el balance falseado de un banquero “¿Con qué cara llorar en el teatro?” ¿Con qué cara no levantarse de la butaca de ese teatro e irse? ¿Dar media vuelta ante las miradas de unos espectadores a los que hace un rato el Cáritas televisivo ha invitado a un bocata de anchoas?

Comments are closed.