Acerca de Edén, de la artista Johana Roldán (Jante)

Es una mirada que, aún teniendo esa lámpara sobre la cabeza, parece la viera por primera vez. Uno asume una mosca dando vueltas alrededor de la bombilla y uno asume que esa mosca se ha introducido también en el cráneo del tipo que la mira. Es el primer hombre, un difuso ángel de la confusión. Uno ve que cinco días sin dormir le han despertado esa mirada que percibe señales en cualquier atavío moderado que está encima de la mesa cada jueves. Hoy es jueves, y yo, querida nueva amiga Johana, artista de la inquietud, he sido esa locura. Me llevó de la mano un vuelo de grajos inanes, trayéndome a una tierra donde la solución final, en mi caso, fue una camisa de fuerza. Era yo joven aún, acababa de traspasar esa difusa edad de la adolescencia y, la verdad, sigo allí. Uno, dicen, vive de continuo la edad en la que le fue roto el corazón por primera vez en su vida. Allí estoy yo. Allí no hay nadie. Me pregunto cómo lo viste, si tú no estabas allí, si era apenas probable que nos hubiéramos cruzado el uno con el otro, pues vivíamos y vivimos en distintas ciudades. De donde yo vengo, querida amiga, una persona es la persona y se cruza con el mundo nada más salir a la calle. Mi Madrid es laberíntico. Me dejo perder como, a temprana edad, debido al uso de sustancias y a la ausencia de sueño, siendo yo una larva flaca, apenas semilla de ello, fui llevado al trastorno general de nuestros sentidos poniendo fe en un cielo que se antojaba viable para hacer vivo al relámpago. Ese relámpago es hoy mi encuentro con tu obra, con el hombre, con el primero de los albas siendo acaso una alfombra que espera que eso que algunos estudiosos y poetas definen como belleza pusiera su pie sobre ella y andase encontrando en la confusión del hombre un hada del que salvarle. La belleza acaso quiere cogerle la mano y guiarlo entre la multitud, que no es de por sí monstruosa, aunque algo tenga de ello. Es la caverna donde la fila de opuestos se despedazan unos a otros sólo porque tienen hambre, porque han sido bajados a una tierra que se les irá, así como se nos van amigos y familiares, a un mundo donde la claridad no existe. El hombre del cuadro por primera vez ve esa vida donde las cosas se dispersan en busca de su significante, donde el sonido es una amalgama de silencios que se une, habilitando la catatonía, que es la verdadera protagonista de una historia que sólo participa de ese cualquiera, ese llamado ángel de la confusión que es un hombre, perdido, a quien le acaba de sobrevenir el ángel, que es convulsivo, o no es. No llego a recordar un prefacio maestro del poeta Leopoldo María Panero a uno de sus múltiples libros de poesía donde nombraba a Deleuze y el hecho de buscarle, acaso encontrarle, un tercer sentido a la locura. El edén es el centro de reposo donde el pensamiento recién nacido es asesinado por la medicación neuroléptica. Uno se mete bajo la cama y escucha el ruido que emite su corazón, uno ve sus latidos inútiles ¿Dónde estaban colgadas en su día nuestras cabezas? Siempre tras lo absoluto y solamente encontrando cosas, puntualizaba el poeta Novalis. Lo absoluto emerge en esta sociedad de cadáveres expuestos en leves vitrinas tras la mirada de la que hace uso la bombilla referida al principio. Sobre la luz numerosos ciegos avanzan, aportando significados a viejos planetas de los que poco o nada se sabe. La mosca triunfa al posarse sobre la bombilla. Ya aquí la lámpara es un planeta habitado en donde la artista, Johana Roldán, ha construido una petite morte donde este hombre de mediana edad se ha dado el lujo de terminar con el juicio de dios y nacer por sí mismo, llevando la contraria a la vida, permitiéndose ser aquel ángel caído, traidor para siempre por renunciar a una especie que lo había creado siéndole al mismo tiempo ajena, extraña. Una figuración a la que le ha salido una mirada. No nos engañemos, está mirando hacia adentro, está siendo testigo de todos nosotros. Ve al hombre.

.

Óleo de Johana Roldán, hoy amiga, de quien fui haciéndome admirador de muy discreta manera.

Comments are closed.