Según Tácito (Visita ampliada a un texto de 1/12/11)

Una noche cerrada tomando whisky mientras arde la ciudad. Es divertido. En verdad arde todo al mismo tiempo. Es la sensación de una espada hecha de rayo que te atraviesa. De tu cuerpo comienzan a escaparse almas que, alertadas, se lanzan en paracaídas. Logras coger una y efectivamente te dice que el chivatazo llegó a ...

Los signos eternos (18/11/11)

Uno empieza a leerse de corrido, de izquierda a derecha y de arriba abajo, recorre su cuerpo con los ojos y, delante de estos, el mundo se expone en pequeños jeroglíficos de tinta. La persona se toca esos brotes que, combinados con nuevos, dan pie a nuevas lecturas. Así, a una edad temprana, más o ...

Fado de la pesadilla y fado del amor eterno

Yo le di mi corazón. Ella lo chupó como si se tratase de un Farias. El humo me dio en la cara y sentí frío. Abrí el armario, pero todas las gabardinas estaban hechas de sangre. Explicaba el maestro Cristóbal Serra que "Blake estuvo siempre fascinado por esa dualidad que subyace en todo. En un poema de ...