De entre suicidios ejemplares (19/03/12)

Me cuesta entrar en algunas cabezas últimamente, trocear el pensamiento que ha marchitado la flor de esta tarde. Quizá el error proviene, como no podía ser de otro modo, de mi modalidad inconsciente, que se regresa a abrir las puertas de mi esquizofrenia paranoide, que creía enterrada hace la friolera de doce años y que ...

Una caligrafía absolutamente brillante (07/04/12)

Recuerdo entrar en la casa en un avanzado estado de descomposición. Podía oír cómo la grasa de mi cuerpo se derretía desprendiendo olor a azufre mientras cerraba la puerta. Ella me invitaba a entrar desde el cuarto de baño. Yo pregunté si iba a tardar mucho. Me dijo que echase el cerrojo porque el pestillo ...